Las Plumas en el Collar

Hoy la moda impone las plumas, tanto en la indumentaria, como en los accesorios. En el caso de la indumentaria se pueden ver en algunos desfiles y revistas, son audaces, solo para la noche y no cualquier mujer las usaría.

Hablando de los accesorios su uso es frecuente. En collares, lo más cargado son cadenas de las que penden sólo plumas, llenando todo el torso femenino. Debe estar muy bien hecho, con buenas plumas, muy seleccionadas y si se combinan colores, la forma en que se haga es fundamental. Si no se cuida todo lo dicho el collar no estaría demasiado lejos de un plumero. Particularmente a mi no me gustan. Son muy pocos los que se ven.

Ya es diferente cuando las plumas se combinan con diferentes cuentas o con fornituras variadas. A mi particularmente me gustan en muy poca cantidad, sólo como un detalle moderno y con buena combinación. También me agradan los colgantes con muchas plumas, o sea una linda cadena, con una estructura que puede ser metálica, de cuero o del material que se desee; a la que se le habrá adosado una buena cantidad de plumas.

Cadena con colgantes

Cadena con colgantes, buho y plumas

Esta entrada fue publicada en Plumas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las Plumas en el Collar

  1. yamilet garcia dijo:

    Cristina, soy de Venezuela y después de pasar por una elecciones el día de ayer, en donde sentimos que nos robaron nuestros votos!!! hoy estaba muy desanimada y triste y por cosa de Dios!!! llegue a tu página a través de otra donde estaba haciendo un pedido de materiales!!!! y solo te puedo decir que alegrastes mi tarde, se me paso el tiempo sin darme cuenta!!! Mil Gracias!!! que Dios te bendiga!!!! Excelente todos tus trabajos!!!!

    • Cristina dijo:

      Hola Yamilet, en el plano mencionado, creo que estamos iguales. Yo no sé que pasará en este país. Y lo otro me dio mucha alegría porque si a alguien puedo hacer feliz con mi tarea, mi objetivo está cumplido. Muchas gracias a ti por habérmelo contado y darme la alegría del estímulo. Te mando un beso grande y también bendiciones. Y ya sabés, estoy aquí para que me cuentes lo que quieras y me preguntes también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *